Próximos cursos presenciales
Arte Barroco en Francia
Arte Barroco en Europa. Pág. Principal
Arquitectura Barroca en Italia
Escultura Barroca en Italia
Pintura Barroca en Italia
Caravaggio
Giovanni Battista Tiepolo
Barroco en Francia (Página Actual)
Barroco en Gran Bretaña
Barroco Flamenco
Pedro Pablo Rubens
Cornelis de Vos
Barroco en Holanda
Rembrandt van Rijn
Arte Rococó
©ArtEEspaña. Página sobre Arte Barroco en Francia

Libro: ARTE Y ARQUITECTURA EN FRANCIA. 1500-1700

Libro: HISTORIA DE LA ARQUITECTURA OCCIDENTAL: BARROCO EN EUROPA

Libro: ARTE Y ARQUITECTURA FLAMENCA. 1585-1700

Libro: EL ARTE BARROCO EN ESPAÑA Y PORTUGAL

Libro: ARTE Y ARQUITECTURA EN HOLANDA. 1600-1800

Libro: BARROCO Y NEOCLASICISMO

Pack de DVD: GRANDES ÉPOCAS DEL ARTE


Comprar maquetas de monumentos




Los textos de "BARROCO EN FRANCIA" son propiedad de © arteespana.com. Las imágenes que lo acompañan proceden de fuentes de dominio público.

Arte Barroco en Francia

Barroco en Francia: François GirardonPodría decirse que, históricamente, el Barroco ha sido considerado como un movimiento "del espíritu" debido a la enorme exaltación de las pulsiones humanas presente en las diferentes manifestaciones adscritas a la terminología de dicho periodo, las cuales, de alguna manera, habrían ofrecido oposición a la racionalidad de la corriente anterior, camino que al parecer habría entrado en una fase de agotamiento ya en época manierista.

Sin embargo, y como ya señalaran sabios como Salomón o Terencio mucho antes de este siglo XVII, "no hay nada nuevo bajo el sol"; de esta manera, es posible advertir que el Barroco no inventa nuevas fórmulas estéticas sino que reinventa las previas ya existentes, potenciándolas. Será de esta circunstancia de donde surja ese concepto del "exceso" con el que suele asociarse dicha época, más erróneo en unas ocasiones que en otras, pudiéndose encontrar obras como la fachada este del Louvre, considerada modelo de arquitectura barroca oficial francesa, o los edificios proyectados por Mansart (véase la Iglesia de los Inválidos parisina), en las cuales el clasicismo es patente y el barroquismo queda asociado a la escala y la potencia plástica.

Sobriedad, armonía y claridad van a ser, de esta manera, las tres claves de la arquitectura barroca en Francia, la cual, a diferencia de lo que habría sucedido en el país de origen del movimiento, Italia, estará concebida al servicio del poder establecido político (en vez del religioso) al igual que el resto de las artes. De ahí su majestuosidad y su clara vocación de ostentación.

Arte propagandístico pues, en una época en las que las convulsiones sociales y políticas (no hay que olvidar la proximidad de la Revolución Francesa) serán determinantes a la hora de la creación del nuevo lenguaje. La revisión del urbanismo de las grandes ciudades como París, por ejemplo, vendrá determinada por la exaltación de las nacionalidades que en estos momentos está viviendo Europa, la cual desembocará en la creación de estados, con sus correspondientes capitales, que deberán adecuarse a la idea de centralismo, magnificencia y orden emanada por el poder del cual serán considerados una proyección.

Así, ciudades, palacios o jardines, el diseño en el país galo estará puesto al servicio de la gloria del rey, llegando éste a controlar, por medio de sus validos, cualesquiera de las diversas manifestaciones artísticas y artesanas que bajo su gobierno tengan lugar (famosísima será la Manufactura de Gobelinos, creada bajo el absolutismo del Rey Sol), siendo el máximo exponente de esta manipulación teatral el Palacio de Versalles, modelo posteriormente muy difundido por Europa y entorno perfecto para la exhibición del poder divino del rey.

Barroco en Francia: Versalles

"Iniciado" durante el reinado de Luis XIII, será su hijo, Luis XIV, quien contribuya al desarrollo del aspecto que presenta en la actualidad. Pensado como una gran "escenografía" en la cual presentar al monarca y su corte en todo su esplendor, habría cumplido el papel de retiro a la par que de lugar de divertimento.

En él todo está perfectamente medido y controlado; los jardines con su simétrica perfección, la exhuberancia de las decoraciones interiores, la vastedad del terreno o la rotunda elegancia que el exterior del edificio presenta no serían sino símbolos, una vez más, del poder y orden regios. Y para poder alcanzar semejante calidad en la ejecución del entorno en el cual mostrar al rey, éste habría contado con la mano diestra de algunos de los más famosos artistas de la época como Charles le Brun, creador del más claro precedente de Versalles (el Castillo-Palacio de Vaux-le-Vicomte) y habilísimo diseñador, los arquitectos Louis le Vau y Jules Hardouin-Mansart o el proyectista de jardines André le Nôtre.

Quizá el aspecto que más llame la atención de la arquitectura francesa barroca sea la disociación que existe entre lo que prometen sus exteriores y la sorpresa que aguarda en el interior, compuesta por toda una voluptuosa serie de decoraciones y objetos que, en ocasiones, rozan el delirio.

Decoraciones pictóricas, esculturas, objetos muebles… en todos ellos, la profusión de motivos está destinada, al igual que sucederá con el aspecto del continente (mucho más mesurado), a ser una pieza más a añadir al conjunto propagandístico ya visto. Igual sucederá con los jardines, no pudiéndose establecer en ocasiones muy claramente cual es la línea que separa al paisaje con función de decorado del edificio como pretexto para la creación del mismo.

No será, sin embargo, el arte de la monarquía el único desarrollado a lo largo del periodo denominado Barroco francés. Existirá asimismo todo un muestrario de manifestaciones arquitectónicas y plásticas de carácter burgués, caso de los llamados "hoteles", viviendas creadas en las ciudades para personas pudientes, o un género pictórico típico de dicha clase social, muy difundido ya a finales del s.XVI: el retrato (iniciado por Felipe de Champaigne). Al igual que sucedía en arquitectura, en pintura los modelos tomados procederán de los estratos monárquicos y cortesanos principalmente, con notables salvedades, como sucederá en las composiciones de temas campesinos de los hermanos Le Nain.

Dos van a ser las corrientes principales que será posible encontrar en la pintura de la época; por un lado, aquellos artistas que recogerán influencias del naturalismo y que pondrán su arte al servicio principalmente de la burguesía y, lógicamente, de la Iglesia (la cual demandará modelos fieles a la realidad), existiendo por otro lado los clasicistas, los cuales se adaptarán a los gustos y directrices que la Corte marque, siendo la mitología uno de los temas preferidos por la misma (dentro de esta última tendencia cohabitarán dos grandes maestros como Claudio Lorena y Poussin).

Pintura Barroca en Francia: Poussin (Rapto de las Sabinas)

De esta manera, las muestras pictóricas del Barroco francés oscilarán entre los dos extremos definidos por las composiciones equilibradas, con un carácter casi geométrico, y el tenebrismo heredado de Caravaggio.

Escultura de Antoine CoysevoxAlgo similar sucederá con las creaciones escultóricas, la mayor parte de las cuales poseerán un carácter igualmente cortesano (mitologías, retratos e imágenes funerarias constituirán los motivos básicos). Dos creadores serán los que ejemplifiquen con sus obras las líneas de expresión que la escultura seguirá en su proceso de creación: François Girardon, representante de una tendencia caracterizada por una elegancia clasicista muy depurada, al servicio de las clases altas, y Antoine Coysevox, de una mayor expresividad y dramatismo, no siendo posible olvidar tampoco a Pedro Puget, cuyas obras estarán en la línea del Barroco considerado más puro.

 

Principal
Acceso a contenidos
Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online
Libros de Arte Libros de Historia
Libros de Novela Histórica Ebooks
Vídeo y música Maquetas
Esculturas y figuras Cuadros y láminas
Cursos Presenciales Cursos por Internet
Viajes Guiados  
Tiendas Físicas
Establecimientos comerciales
Contenidos
Arte Prehistórico
Arte del Paleolítico Arte Pospaleolítico
Talayots baleáricos Arqueología
Arte Prerromano
Arte egipcio Arte mesopotámico
Arte persa Arte prehelénico
Arte fenicio Arte griego
Arte íbero Arte celta
Arte etrusco  
Arte Romano
Arquitectura romana Escultura romana
Pintura romana Mosaicos romanos
Otras artes romanas Urbanismo romano
Paleocristiano  
Arte Medieval
Prerrománico Románico
Gótico Mudéjar
Hispanomusulmán  
Renacimiento
Arte Plateresco Arq. Herreriana
Manierismo Escultura renacentista
Pintura renacentista Artes Renacimiento
Renacimiento Europa  
Arte Barroco
Arquitectura Barroca Churrigueresco
Los Borbones Pintura Barroca
Escultura Barroca Barroco en Europa
Arte colonial  
Neoclasicismo
Arquitectura Neoclásica Escultura del siglo XIX
Escultura Neoclásica Pintura Neoclásica
Romanticismo
Historicismo Eclecticismo
Pintura romántica  
A. Contemporáneo
Arte contemporáneo Arquitectura del Hierro
Arq. Modernista Escultura modernista
Pintura realista Impresionismo
Postimpresionismo Simbolismo
Fauvismo Expresionismo
Cubismo Pintura abstracta
Surrealismo Arte Naif
Neoplasticismo Dadaísmo
Arte de la Guerra Civil Arte de la Posguerra
Segundas vanguardias Postmodernidad
Arte no Occidental
Arte Precolombino Arte Africano
Arte Oriental  
Contexto Histórico
Prehistoria Edad Antigua
Edad Media Edad Moderna
Edad Contemporánea  
Monografías
Arquitectos Escultores
Pintores Otros


Libro: HISTORIA DE FRANCIA

Libro: EL TERROR. LOS AÑOS DE LA GUILLOTINA

Libro: EL SIGLO XVII

Libro: MARÍA ANTONIETA. LA ÚLTIMA REINA

Comprar libros de Historia Universal

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) SOBRE HISTORIA Y ARTE


Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

* Última actualización de "BARROCO EN FRANCIA" en junio de 2005