Próximos cursos presenciales
Escultura Neoclásica en España
Escultura Neoclásica. Página Principal
José Álvarez Cubero
Antonio Solá
©ArtEEspaña. Página sobre Escultura Neoclásica

Libro: LA ESCULTURA CONMEMORATIVA EN ESPAÑA. LA EDAD DE ORO DEL MONUMENTO PÚBLICO. 1820-1914

Libro: LA ESCULTURA Y EL OFICIO DE ESCULTOR

Libro: ARQUITECTURA EN ESPAÑA. 1770-1900

Libro: EL CUERPO EN LA ESCULTURA

Libro: PINTURA Y ESCULTURA EN EUROPA. 1780-1880

Libro: EL ABC DEL ARTE PARA NIÑOS

Libro: EL ROMANTICISMO

Pack de DVD: GRANDES ÉPOCAS DEL ARTE

Pack de DVD: ARTE NEOCLÁSICO Y ROMÁNTICO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

Pack de DVD: REYES DE ESPAÑA. LOS BORBONES


Comprar maquetas de monumentos



© Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "ESCULTURA NEOCLÁSICA EN ESPAÑA" son propiedad de arteespana.com

Escultura Neoclásica

Escultura Neoclásica en España

La introducción del neoclasicismo en la escultura española fue un proceso lento. La tradición barroca estaba muy arraigada en nuestro país y no podía desaparecer de golpe. Cuando en 1752 se funda la Academia de San Fernando (principal instrumento de difusión del Neoclasicismo), todavía los escultores estaban muy ligados a las fórmulas tardobarrocas.

Escultura neoclásica de Isabel de Braganza. Álvarez Cubero

Poco a poco la Academia irá endureciendo sus postulados para acabar con la vieja tradición. Defiende la expresión serena y sosegada, imitando el estilo de los grandes escultores de la Antigüedad, frente al realismo y expresionismo de la escultura barroca. Rechaza los efectos pictóricos, la teatralidad y el movimiento desbordado del Barroco.

Se evitan los fuertes contrastes de claroscuro y dotan a la representación de un modelado suave y de un acabado pulido y homogéneo. Interesa más, en general, la belleza puramente formal que la fuerza espiritual de la obra, por eso caen en la frialdad.

Pero no sólo impone una normativa estricta, sino que también pensionará a los alumnos para que amplíen sus estudios en Italia y aprendan los planteamientos clásicos.

Los materiales preferidos serán el mármol blanco y el bronce. En cuanto a la temática, predominan los temas profanos.

Comienza a tomar entidad la estatuaria monumental (los monumentos conmemorativos y las decoraciones escultóricas de los edificios).

La Corona es el principal cliente de la época, y los Borbones pusieron de moda la figura del escultor de cámara, que el que coordina las iniciativas y encargos reales.

La escultura entre el Academicismo Clásico y el Barroco Tardío

José Ginés (1768-1823)
Formado en las Academias de San Carlos y San Fernando dentro de un academicismo riguroso, en su obra aún hay vigentes muchos de los ideales barrocos.

El grupo de La matanza de los Inocentes, ejecutado en barro policromado, continúa con la tradición barroca por su expresividad y rica policromía.

Cultiva tendencias más clásicas en Venus y Cupido y en el relieve Damocles y Dionisio.

Juan Adán (1741-1816)
Se formó en la Academia de Zaragoza y estuvo pensionado en Roma. Con él se produce el paso definitivo al Neoclasicismo.

Su asentamiento en Madrid como escultor de cámara, hace que de decante definitivamente por las formas clásicas.

Su Venus, encargada por la duquesa de Osuna para su residencia de la Alameda, es un espléndido compendio de la estética neoclásica.

Su producción retratística también sigue las pautas neoclásicas. Destacan el busto de El Duque de Alcudia y los de los reyes Carlos IV y Maria Luisa de Saboya.

El Neoclasicismo

Encontramos dos focos artísticos. Por un lado, Madrid, marcado por la Academia de San Fernando y por las necesidades escultóricas de la monarquía en los Sitios Reales. Por otro lado, Barcelona, con la Junta de Comercio y su escuela de la Lonja, que fue el segundo gran centro de formación del país.

La Academia de San Fernando y los escultores cortesanos

José Álvarez Cubero (1768-1827)

Es la figura central de nuestro clasicismo. Estudió en la Academia de San Fernando y obtuvo una pensión para estudiar en París. Pasó luego a Roma, siendo éste el periodo más fecundo de su obra.

Realizó varias esculturas para La Casita del Labrador en Aranjuez. A este conjunto pertenecen Diana cazadora, Apolino inspirado por la música y Morfeo adolescente o Amor dormido.

La obra más sobresaliente es La Defensa de Zaragoza, que conmemora un episodio de la Guerra de la Independencia, la protección de un hijo a su padre durante el sitio de Zaragoza. Consiguió que este grupo de composición piramidal no se quedara en lo anecdótico, dotándola de atemporalidad y de carácter trascendente.

Aparte de las obras de temática mitológica ejecutó numerosos retratos en el ámbito aristocrático, donde se observa la perfecta asimilación del clasicismo. Ejemplos de ello son los retratos sedentes de Maria Luisa de Saboya, Maria Isabel de Braganza y La Marquesa de Ariza.

Ramón Barba (1769-1831)

Fue primer escultor de cámara con Fernando VII. Esta vinculación con el poder favoreció la elaboración de retratos como los bustos de Carlos IV y Maria Luisa de Parma o el retrato sedente de Carlos IV.

Valeriano Salvatierra (1789-1836)

Formado en la Academia y pensionado a Roma, su obra más relevante es el Sepulcro del Cardenal Luís de Borbón y Vallabriga. También realizó el Sepulcro de la Condesa de Chinchón.

Los escultores catalanes

Damian Campeny (1771-1855)

Estudió en la Lonja y fue pensionado por la Junta de Comercio para estudiar en Roma. De esta época es su obra maestra, la Lucrecia muerta. Realizada en yeso en Roma y enviada a la Lonja, no se pasó a mármol hasta treinta años después. Lucrecia aparece sobre una silla, su cuerpo parece resbalar y su cabeza cae inerte hacia un lado. La expresión de su rostro es serena e idealizada. Supone un bello estudio de la anatomía y los ropajes.

En su Cleopatra agonizante utiliza una iconografía similar. Ambas representan la belleza femenina ante una muerte violenta de forma serena e idealizada.

Antonio Solá (1782-1861)

Se formó en la Lonja y también fue pensionado a Roma. El conocimiento de los griegos lo corrobora su Venus y Cupido, cuyo referente es el cuerpo femenino de las diosas clásicas.

Más conocido es el Daoiz y Velarde de la Plaza del Dos de Mayo de Madrid. El espíritu retórico y apasionado, vinculado a la exaltación patriótica, al valor y al heroísmo, hace que esta obra se relacione con la Defensa de Zaragoza de Cubero.

Ambas, además, se inspiran en la Guerra de la Independencia.
Son dos personajes cogidos de la mano en un acto de juramento, de apoyo recíproco. Las cabezas, elevadas, revelan heroísmo, pero también temor.

La novedad de la obra reside en que Solá despoja a los personajes de los característicos atuendos romanos y los viste con los ropajes de la actualidad, adecuándose al momento histórico al que pertenece, pero trabajándolos con la estética clásica.

Monumento a Cervantes. Escultura neoclásica de Antonio Solá

El monumento a Cervantes, colocado frente al Congreso de los Diputados, presenta al escritor con ropajes de su época, y le proporciona, además, un cierto un aire de Antigüedad.

Otros escultores vinculados al mundo neoclásico son Pedro Hermoso, Esteban de Agreda, el hijo de Álvarez Cubero y José Álvarez Bouquel.

Orden y secciones de esta página

La página de la ESCULTURA NEOCLÁSICA EN ESPAÑA está ordenada por subsecciones que aparecen en la columna de la izquierda. En cada subsección se estudian diferentes pintores españoles del siglo de oro, con fotografías y descripciones.

    · Escultura Neoclásica en España. Página principal
    · José Álvarez Cubero
    · Antonio Solá

No olvide que, a su vez, en la columna de la derecha puede visitar otras secciones sobre arte en España y arte occidental.

Principal
Acceso a contenidos
Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online
Libros de Arte Libros de Historia
Libros de Novela Histórica Ebooks
Vídeo y música Maquetas
Esculturas y figuras Cuadros y láminas
Cursos Presenciales Cursos por Internet
Viajes Guiados  
Tiendas Físicas
Establecimientos comerciales
Contenidos
Arte Prehistórico
Arte del Paleolítico Arte Pospaleolítico
Talayots baleáricos Arqueología
Arte Prerromano
Arte egipcio Arte mesopotámico
Arte persa Arte prehelénico
Arte fenicio Arte griego
Arte íbero Arte celta
Arte etrusco  
Arte Romano
Arquitectura romana Escultura romana
Pintura romana Mosaicos romanos
Otras artes romanas Urbanismo romano
Paleocristiano  
Arte Medieval
Prerrománico Románico
Gótico Mudéjar
Hispanomusulmán  
Renacimiento
Arte Plateresco Arq. Herreriana
Manierismo Escultura renacentista
Pintura renacentista Artes Renacimiento
Renacimiento Europa  
Arte Barroco
Arquitectura Barroca Churrigueresco
Los Borbones Pintura Barroca
Escultura Barroca Barroco en Europa
Arte colonial  
Neoclasicismo
Arquitectura Neoclásica Escultura del siglo XIX
Escultura Neoclásica Pintura Neoclásica
Romanticismo
Historicismo Eclecticismo
Pintura romántica  
A. Contemporáneo
Arte contemporáneo Arquitectura del Hierro
Arq. Modernista Escultura modernista
Pintura realista Impresionismo
Postimpresionismo Simbolismo
Fauvismo Expresionismo
Cubismo Pintura abstracta
Surrealismo Arte Naif
Neoplasticismo Dadaísmo
Arte de la Guerra Civil Arte de la Posguerra
Segundas vanguardias Postmodernidad
Arte no Occidental
Arte Precolombino Arte Africano
Arte Oriental  
Contexto Histórico
Prehistoria Edad Antigua
Edad Media Edad Moderna
Edad Contemporánea  
Monografías
Arquitectos Escultores
Pintores Otros


Libro: NAPOLEÓN. LA AVENTURA DE ESPAÑA

Libro: LAS GUERRAS CARLISTAS

Libro: HISTORIA SOCIAL DE ESPAÑA (1800-1990)

Libro: ESPAÑA UNA HISTORIA EXPLICADA. DESDE ATAPUERCA HASTA EL 11-M

Libro: ESPAÑA 1790-1900 SOCIEDAD Y CONDICIONES ECONÓMICAS

Libro: SÍNTESIS CRONOLÓGICA DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

Comprar libros de Historia Universal

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) SOBRE HISTORIA Y ARTE

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

* Última actualización de "ESCULTURA NEOCLÁSICA EN ESPAÑA" en noviembre de 2007