Arquitectura Románica en España
©ArtEEspaña. Página SOBRE LA Arquitectura románica en España

Libro: EL ROMÁNICO. ARQUITECTURA, ESCULTURA Y PINTURA

Libro: GUÍA DEL ROMÁNICO EN ESPAÑA

Libro: ARTE Y ARQUITECTURA EN ESPAÑA. 500-1200

Pack de DVD: GRANDES ÉPOCAS DEL ARTE

Pack de DVD: LAS CLAVES DEL ROMÁNICO


Comprar maquetas de monumentos


Contáctenos

© Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "ARQUITECTURA ROMÁNICA EN ESPAÑA" son propiedad de arteespana.com

Arquitectura Románica en España

Arquitectura Románica en España

Catedral de Trento. ItaliaLa arquitectura románica es el resultado de la integración de fórmulas constructivas y estéticas de diversa procedencia: romana, prerrománica, bizantina, germánica y árabe, hasta alcanzar una unidad de criterios y una personalidad considerables.

Pero no se puede considerar al arte románico como un estilo completamente homogéneo en el doble plano espacial y cronológico, dándose "variedades regionales" y una evolución temporal de maduración y decadencia.

En España, la peculiar situación política y geográfica en los siglos en que se desarrolla, va a imponer una serie de condicionantes especiales, con respecto a otros estados vecinos. La convivencia, a menudo bélica y en otras ocasiones pacífica con el mundo musulmán limita la difusión geográfica del románico a los territorios no sólo conquistados, sino establemente repoblados.

Es por esta razón que la arquitectura románica española sólo se desarrolla en la mitad norte peninsular.

Desde su nacimiento en el siglo X, hasta su lenta y desigual desaparición en el siglo XIII, el estilo, sigue el ciclo vital de cualquier estilo artístico: fase arcaica (primer románico), fase clásica (románico pleno) y por ultimo una fase decadente o barroca (tardorrománico).

Primer Románico

El "primer románico" se desarrolla en las décadas finales del siglo X y a lo largo de buena parte del XI. En él juega un papel predominante la arquitectura anicónica. Nace en el norte de Italia y se extiende por el sur de Francia y noreste de España. Por su procedencia y desarrollo se le ha denominado también románico lombardo.

Es así como durante el siglo XI comienzan a construirse en el norte de Cataluña un elevado número de templos de estilo lombardo. Este primer impulso llega también al reino de Aragón, conservándose buenos ejemplares en la provincia de Huesca. Salvo algún caso aislado de Galicia y Valladolid, el primer románic, frenado por la tradición artística hispánica de lo astur-leonés y lo mozárabe, no tendrá en el resto de nuestra geografía ninguna implantación.

Como características más distintivas se puede citar el empleo de piedra escuadrada pero no pulida, las cabeceras son de semitambor adornadas con arquillos y bandas rítmicamente dispuestas, los templos se cubren con bóvedas pétreas de cañón y horno, las naves son más amplias y elevadas, al menos en comparación con antiguos edificios prerrománicos; se emplean los pilares como sustentación, en lugar de la columna, y no hay figuración escultórica.

Románico Pleno

Una segunda fase de la arquitectura románica, que constituye la época dorada del estilo por su calidad y belleza, se extiende en la última mitad del siglo XI y la primera del XII, procedente de Francia y transmitido principalmente por las rutas de peregrinación. A esta fase del gran románico se le ha denominado románico pleno y segundo románico.

Es el momento en que se levantan los principales monasterios, las grandes catedrales románicas de las rutas de peregrinación y otras importantes iglesias en las ciudades de mayor poder económico e influencia.

Es un estilo de líneas y volúmenes armónicos, ricos en escultura en fachadas, puertas, ventanas, canecillos, etc. La pintura complementa la expresividad de la figuración tallada en la piedra. Los programas iconográficos no se realizan al azar, sino en función de un mensaje catequético y simbólico preciso.

Aunque existe algún caso aislado anterior, se puede afirmar que hasta la sexta o séptima década del siglo XI el románico pleno no se asienta en España. Es, por tanto, a partir de los reinados de Sancho Ramírez en Aragón y Alfonso VI en Castilla y León, cuando el nuevo estilo foráneo comienza a desplazar al arte castizo. La penetración del nuevo estilo es favorecida por la intensificación de las peregrinaciones de aquellas décadas, la reforma litúrgica y el asentamiento de monasterios de origen frances.

La asimilación de este arte considerado extranjero no se llevará a cabo sin fuertes resistencias como consecuencia del fuerte arraigo de la cultura y tradición hispanovisigoda en los reinos españoles, mantenida y alentada por el combativo reino astur-leonés y por la población mozárabe.

Arquitectura Románica. Interior de la Catedral de SantiagoLas principales estaciones del Camino de Santiago ven levantar en un estilo románico puro y consolidado las primeras iglesias y monasterios. De este periodo datan la catedral de Jaca, la iglesia monástica de San Martín de Frómista, la basílica de San Isidoro de León y las primeras piedras de la catedral compostelana.

Los importantes monasterios burgaleses van a tener una influencia fundamental en todo el románico castellano. Sobre todo el de Santo Domingo de Silos, cuyo claustro bajo va a irradiar su concepto estético y simbólico por grandes territorios castellanos y aún fuera de Castilla. No en vano, para muchos autores el románico castellano tiene un antes y un después de Silos.

Románico Tardío o Tardorrománico

Con el tiempo, y a medida que las soluciones arquitectónicas se afianzan y mejoran, aparecen volúmenes nuevos y la escultura comienza a a hacerse más naturalista y la ornamentación más barroca. Con el cambio de la mentalidad medieval, el siglo XII, y definitivamente el XIII, trae con sigo un despertar del interés del hombre por la naturaleza y sus estímulos físicos. La figuración trata de acercarse más a la realidad. La estética desplaza al simbolismo. Se llega a lo que se ha venido en denominar tercer románico o tardorrománico.

En Francia, esta fase terminal de la arquitectura románica dejó ejemplos verdaderamente exuberantes, como la impresionante fachada de Notre Dame la Grande de Poitiers, lo que provocó una corriente completamente antagónica de la mano de la Orden del Císter. Las construcciones de los monasterios de los monjes blancos se despojan de todo ornato e imponen una estética sobria y basada en la línea.

El primer gótico, nacido en el siglo XII, y desarrollado en el XIII, convive con estas formas tardorrománicas, a menudo fundiéndose entre sí en construcciones que se han llamado "de transición".

Arquitectura tardorrománica. Iglesia de Duratón

Si el gótico con su nuevo concepto de la belleza y simbolismo, se impone rápidamente en las grandes ciudades, incluso sustituyendo templos anteriores, en otras zonas más aisladas, como consecuencia del apego a unas formas tradicionales, se seguirá construyendo en un románico inercial durante varias décadas más.

En España, sumida en las circunstancias políticas especiales de la reconquista, el románico tarda en popularizarse. Aunque vastas zonas geográficas son reconquistadas por las armas durante el final del siglos XI y la primera mitad del XII, la repoblación efectiva de muchos de estos territorios, sobre todo las zonas rurales, no se materializa de forma masiva hasta varias décadas más tarde.

Será cuando los repobladores alcancen una suficiente estabilidad en lo organizativo y lo económico, cuando comiencen a construir en todas las aldeas de nueva fundación pequeñas parroquias en el estilo de moda.

Es éste, por consiguiente, un fenómeno tardío, en el que se desarrolla una tipo de arquitectura románica que aunque basada en el arte oficial del Camino, comienza a ruralizarse y popularizarse, como consecuencia de la lejanía a los focos de irradiación cultural. De esta manera, en muchas comarcas rurales del sur del Duero, la concentración de templos románicos de los siglos XII, XIII e incluso primeras décadas del XIV es altísima, pues obedece a un impulso constructor masivo en asentamientos de nueva creación. Los constructores que trabajan en estas comarcas, ignorando por su aislamiento el advenimiento del nuevo estilo llamado gótico, siguen construyendo templos en un estilo románico inercial.

El Mudéjar y las Galerías Porticadas

En cuanto a originales aportaciones que nuestro arquitectura románica puede ofrecer al estilo, tradicionalmente se apuntan dos hechos fundamentales.

Por un lado la creación del subestilo llamado "románico mudéjar". Sin entrar en la problemática que este estilo ha provocado en los críticos de arte e investigadores, se puede definir, de manera sencilla, como el románico construido con materiales y técnicas mudéjares.

Algunos autores no lo consideran una variedad de románico, sino otro estilo distinto. Apuntan que la razón de ser del románico es exclusivamente la expresión simbólica mediante la escultura, hecho imposible en el románico-mudéjar pues el ladrillo no puede ser tallado.

Por contra, atendiendo a sus formas arquitectónicas y a su funcionalidad, no cabe duda su equivalencia con el románico de piedra. Encontramos en la inmensa mayoría de templos de ladrillo de los siglos XII y XIII, las mismas formas y volúmenes arquitectónicos que el románico pétreo. En muchísimos casos se combinan partes construidas con ladrillo y otras con piedra, tanto sillería como mampuesto. En otros casos una iglesia iniciada en piedra siguiendo un canon estrictamente románico es terminada, respetando su fisionomía prevista, con ladrillo.

Galería porticada de San Millán. Segovia

La otra aportación fundamental es la invención de la galería porticada. Este espacio mitad profano y mitad religioso adosado al templo nace de la coyuntura especial de nuestra reconquista, y dada su importancia en Segovia será tratada ampliamente en un capítulo posterior.

Otros libros destacados del mes
Principal
Acceso a contenidos
Suscripción
Boletín Electrónico
Tiendas
Tiendas Online
Viajes guiados culturales
Libros de Arte
Libros de Historia
Vídeo y música
Maquetas
Esculturas y figuras
Cuadros y láminas
Cursos
Tiendas Físicas
Establec. comerciales
Contenidos
Arte Prehistórico
Arte del Paleolítico
Arte Pospaleolítico
Talayots baleáricos
Arqueología
Arte Prerromano
Arte egipcio
Arte mesopotámico
Arte persa
Arte prehelénico
Arte fenicio
Arte griego
Arte íbero
Arte celta
Arte etrusco
Arte Romano
Arquitectura romana
Escultura romana
Pintura romana
Mosaicos romanos
Otras artes romanas
Urbanismo romano
Arte Tardoantiguo
Paleocristiano
Bizantino
Arte Prerrománico
Visigótico
Mozárabe
Asturiano
Prerrománico Europa
Arte Románico
Arquitectura románica
Escultura románica
Pintura románica
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Arte Gótico
Arquitectura gótica
Escultura gótica
Pintura gótica
Gótico en Europa
Arte Islámico
Arte Califal
Reinos de Taifas
Arte Almohade
Arte Nazarí
Renacimiento
Arte Plateresco
Arq. Herreriana
Manierismo
Escultura renacentista
Pintura renacentista
Artes Renacimiento
Renacimiento Europa
Arte Barroco
Arquitectura Barroca
Churrigueresco
Los Borbones
Pintura Barroca
Escultura Barroca
Barroco en Europa
Arte colonial
Neoclasicismo
Arquitectura Neoclásica
Escultura del siglo XIX
Escultura Neoclásica
Pintura Neoclásica
Romanticismo
Historicismo
Eclecticismo
Pintura romántica
A. Contemporáneo
Arte contemporáneo
Arquitectura del Hierro
Arq. Modernista
Escultura modernista
Pintura realista
Impresionismo
Postimpresionismo
Simbolismo
Fauvismo
Expresionismo
Cubismo
Pintura abstracta
Surrealismo
Arte Naif
Neoplasticismo
Dadaísmo
Arte de la Guerra Civil
Arte de la Posguerra
Segundas vanguardias
Postmodernidad
Contexto Histórico
Prehistoria
Edad Antigua
Edad Media
Edad Moderna
Edad Contemporánea
Monografías
Arquitectos
Escultores
Pintores
Otros

* Última actualización de "ARQUITECTURA ROMÁNICA EN ESPAÑA" en noviembre de 2006